Vinos de Chile

 

Vinos de Chile

v

v2

La historia del vino chileno comienza con la llegada de los españoles al territorio que hoy conocemos como Chile. Las primeras vides habrían sido introducidas en la Capitanía General de Chile entre 1541 y 1554. De acuerdo al científico francés Claudio Gay, las primeras plantaciones se realizaron en la ciudad de La Serena antes de 1548, siendo cosechadas las primeras uvas durante el año 1551 por los conquistadores españoles y encomenderos Francisco de Aguirre, Pedro de Cisternas y Don Juan Gomez de Astudillo.


De acuerdo a Pablo Lacoste, las características del suelo, la temperatura y las aguas provenientes del río Elqui facilitaron el desarrollo de la industria de la vid y el vino en la zona. Tales condiciones ambientales produjeron uvas con mucha azúcar que habrían pemitido elaborar excelentes aguardientes. La Serena se habría hecho fuerte en la elaboración de vinos y aguardientes desde tempranos tiempos.

v3

Las cepas españolas correspondían a la variedad “Negra”, conocida como “País” en Chile y “Misión” en California, la que se adaptó rápidamente al suelo y la cual es posible encontrar aún en la zona central de Chile. Los indígenas araucanos posteriormente, conocen la uva y aprenden a fer mentarla, dando origen a lo que hoy llamamos chicha de uva[cita requerida].


También algunas vides fueron plantadas en los alrededores de Santiago y posteriormente en los territorios que fueron siendo colonizados.

La vid encontró en el Corregimiento de Coquimbo y en la zona central en Chile un habitat ideal, por su clima mediterráneo de inviernos lluviosos y veranos calurosos, y su producción fue creciendo, llegando al punto que Felipe II decretó prohibir nuevas plantaciones. La prohibición duró hasta 1678.

v1

Otra prohibición se decretó durante el régimen napoleónico en España, a comienzos del siglo XIX, al considerar que el vino producido en Chile competía en precio con el producido en España. Hay que agregar también la producción del llamado aguardiente de uva, un destilado que podía alcanzar hasta los 50 grados y otro producido en la zona norte de mejor calidad que se denominó más tarde Pisco chileno y otro denominado aguardiente chileno, un destilado de alrededor de 70 grados producido en la zona central, pero que se rebaja a un nivel de entre 30 y 50º por medio de la adición de agua desmineralizada.


A mediados de siglo, y siendo ya Chile una república independiente, se comenzó a considerar al vino como una importante fuente de ingresos de exportación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *