Morcilla ibérica extremeña

Receta de Morcilla ibérica extremeña

Morcilla extremeña

Picamos y mezclamos toda la carne, tanto el magro como la grasa y añadimos los condimentos encargados de dar sabor y color a nuestra morcilla:

sal, ajo y pimentón que puede se dulce o picante. La proporción que debemos utilizar de cada uno de estos ingredientes es variable, y va a gusto del consumidor. Lo mismo ocurre con el tipo de pimentón: algunas personas prefieren utilizar pimentón dulce y otras pimentón picante, pero la mayoría mezclan.

Si hemos decidido hacerlas patatera…… Procedemos a pelar y cocer unas patatas y mezclamos con la pasta elaborada a base de carne y condimentos. Tradicionalmente se mezclaba mitad de patata y mitad de carne. Dejar reposar y llegado el momento de embuchar la mezcla. Para ello utilizamos unas tripas de cerdo, debidamente lavadas en agua caliente. Atamos una cuerda de algodón en uno de sus extremos, la rellenamos, y cerramos el otro extremo con la misma cuerda de algodón. Las colgamos y esperar un par de meses a que se curen. Para favorecer este proceso es conveniente que las colguemos en un lugar seco y fresco. Esta es sin duda una de las claves para que el resultado final sea el deseado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.