Guíso de Caracoles

Da igual que los caracoles proceden de granjas o de recogidas silvestres, en cualquier caso debemos tener cuidado con las intoxicaciones que se pueden producir por las plantas que haya consumido y que el cuerpo humano no tolera muy bien.

Para evitar los problemas con la salud debemos someter a los caracoles a un lento periodo de purga, dejándolos varios días sin comer.

Yo recomiendo alimentarlos con harina hasta que veamos que los excrementos se vuelven blancos, y podremos cocinarlos, con la harina estarán más gordos porque no habrán ayunado.

Una vez conseguido esto, para limpiarlos, pongamos en un recipiente con agua, sal gorda y vinagre, lo déjelos así unas horas hasta que suelten toda la mucosidad y a continuación lávalos de nuevo con agua varias veces.

Es el momento de cocinar según la receta elegida. ¿Sabes? lo importante es cocinar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *